Estudio en venta en Torremolinos

…….

Tras seis meses comercializando este piso por la inmobiliaria, sin tener muchas visitas, decidieron ponerse en contacto con nosotros para poder ofrecer una imagen más comercial y atractiva. Se habían hecho algunas ofertas pero siempre inferiores al precio de venta. Un problema con el que nos encontramos muchas veces.

Tras una primera visita al inmueble, analizamos sus puntos fuertes y realizamos una intervención, adaptándonos a las necesidades del cliente, pero sacando su potencial.

Es un piso pequeño, pero con muchísima luz en el salón que nos ayudaría a potenciar el resto de la vivienda.

Con la intervención que realizamos, conseguimos que el inmueble se vendiera en la primera visita y sin bajar nada del precio en el que había sido puesto en venta.

Por una pequeña inversión inferior a los 500 euros, conseguimos nuestro objetivo en un tiempo record.

Los pasos que seguimos fueron los siguientes:

Primero despejamos el piso de mobiliario que no nos servia y que estaba anticuado.

Una vez hecho esto, lo limpiamos a fondo. Este es un paso muy importante a la hora de vender un inmueble.

Después y como no podíamos pintar todo,( porque no había presupuesto) Retiramos todos los clavos y rellenamos y pintamos esas zonas. Entrar en un inmueble y encontrarte las paredes llenas de clavos, es una imagen que hay que evitar a toda costa.

Por la ubicación y características de esta vivienda, el público objetivo al que nos queríamos dirigir, era una persona joven, que no quiere tener familia pronto y que quiere tener un espacio para invitar a los amigos y disfrutar de su casa con ellos. Así que una vez listo el inmueble decoramos, teniendo en cuenta estas características y mostrando los espacios de la vivienda de forma mucho más atractiva y realizamos la fotografía para poderlo publicar en los portales inmobiliarios.